• SICASA

MANTENIMIENTO DE AIRES ACONDICIONADOS… ¿POR QUÉ HACERLO?

En ciudades como Cancún, en donde la temperatura es tan elevada casi todo el tiempo, el aire acondicionado forma parte de los factores ambientales habituales de nuestro entorno tanto en nuestros hogares como en los lugares de trabajo. Cuando existe una temperatura adecuada, es más fácil la realización de nuestras actividades cotidianas, así como el descanso durante las noches. Sin embargo, es muy importante realizar mantenimientos periódicos a nuestros equipos de aire acondicionado ya que una mala calidad del aire es una causa frecuente de la generación de alergias e incluso enfermedades más serias, como bronquitis, rinitis y faringitis, ya que la exposición al aire que circula se hace a través de los filtros. Cuando los filtros no están limpios, sirven de alojamiento a hongos y bacterias que afectan enormemente a las vías respiratorias humanas.


Realizar el mantenimiento del aire acondicionado es sinónimo de ahorro, ya que un equipo de aire con mal funcionamiento puede llegar a multiplicar por cinco o seis el consumo normal de energía eléctrica, asimismo en el aspecto electrónico, eléctrico y tecnológico, si un aparato no recibe un buen cuidado o un correcto mantenimiento, su tiempo de vida se reduce drásticamente, lo que por supuesto, tendrá repercusiones en nuestro bolsillo.




¿EN QUE CONSISTE EL MANTENIMIENTO DE UN AIRE ACONDICIONADO?


Para que el aire acondicionado eche frío, o calor, éste se basa en un circuito frigorífico cerrado herméticamente donde se producen diferentes cambios de estado del refrigerante, o gas (como se le dice normalmente).


A lo largo del circuito, el refrigerante cambia constantemente de estado líquido a gaseoso, y eso es lo que hace que nuestro aparato de aire acondicionado mantenga nuestra habitación fresca o calentita (en el caso de los equipos frío/calor). Para que esos cambios de estados se produzcan y no haya ninguna alteración, es importante que el refrigerante (o gas) alcance unas temperaturas determinadas y no haya mucha variación en ellas.


Entre las principales tareas a realizar para mantener nuestro aire siempre en perfecto estado, se encuentran las siguientes:


LA LIMPIEZA DEL FILTRO:

El primer punto para realizar el mantenimiento de un aire acondicionado es la limpieza, al menos una vez al año, de la unidad interior del equipo. En este espacio hay un filtro que sirve para mejorar la calidad del aire que luego se respira. Esta es una tarea muy importante ya que, de no hacerla, pueden generarse graves problemas de salud.


Para realizar esta limpieza es importante contar con la ayuda de expertos porque, muchas veces, el trabajo se complica por la disposición del equipo en balcones o espacios de difícil acceso. Cuando se nota alguna deficiencia en los equipos de aire acondicionado, como ruidos, malos olores o una bajada en la potencia de los mismos, serán los filtros del minisplit lo primero a revisar por el técnico.


LIMPIEZA DE LA UNIDAD EXTERIOR:

El serpentín es una de las piezas donde más se puede acumular la suciedad. Para limpiarlo, los técnicos pueden hacer uso de un cepillo o una aspiradora o limpiador a presión para eliminar todas las bacterias que puedan adherírsele. La contaminación es uno de los principales factores que afectan a al serpentín de la unidad exterior (en el caso de los equipos de aire ubicados en las grandes ciudades), sin embargo, en ciudades como Cancún, el enemigo número uno es el salitre que además provoca corrosión por lo que este punto es fundamental para que nuestros equipos no se desgasten tan rápidamente. La frecuencia de la limpieza dependerá de la ubicación del equipo; ya que si, por ejemplo, se encuentra en un balcón, pero protegido por otro elemento del edificio, el equipo sufre algo menos que si se encuentra totalmente expuesto. También en este caso se recomienda contar con la ayuda de un profesional.


Cabe mencionar que, en sitios cercanos al mar, manglares o pantanos, se recomienda la realización de un mantenimiento preventivo, por lo menos, cada seis meses.


En este punto, es importante mencionar que en SICASA contamos con un tratamiento de TROPICALIZADO ANTICORROSIVO patentado, que, al aplicarse antes de la instalación de un equipo nuevo, extiende significativamente la vida del mismo lo que para climas como el nuestro ¡es ideal!


REVISIÓN DEL NIVEL DE GAS REFRIGERANTE:

Los equipos de aire acondicionado suelen ir perdiendo gas a lo largo del tiempo. Por tanto, la revisión del nivel de gas refrigerante no solo se debe realizar por temor a fugas, sino por el mero mantenimiento natural del aparato. Para hacer esta revisión, es importante contar con los instrumentos y herramientas técnicas adecuadas que faciliten la medición y manipulación adecuada del equipo. Para realizar estas comprobaciones y calibrar el nivel del gas, se puede solicitar la ayuda del servicio técnico contratado.


Por lo general el mantenimiento preventivo en el caso de los aires acondicionados se realiza 1 vez por año, sin embargo, es posible que si su uso es excesivo (8 o más horas diarias), sea necesario revisarlo más seguido y, en contraposición, si se lo usa muy poco como máximo se podrá esperar 2 años. Nunca se debe dejar pasar más de este tiempo para realizar el mantenimiento, ya que estaremos poniendo en riesgo a todo el artefacto por algo que quizá cuesta muy poco dinero y es muy simple de arreglar.


Estos son algunos de los principales problemas que puede tener un aire acondicionado:


  • Equipo sin gas por una fuga o por una falta de recarga.

  • Ruido de flujo de agua durante la operación.

  • El compresor no calienta. En este caso, el propietario del aire acondicionado lo que observa es que el equipo ha dejado de enfriar.

  • La unidad no enciende.

  • El compresor no arranca. Esto se observa porque el compresor no emite ningún sonido, la alimentación eléctrica no llega al compresor o es insuficiente.

  • Conexiones eléctricas inadecuadas. Esto suele deberse a problemas habituales como un cable que no encaje correctamente en el enchufe o las malas condiciones de un tubo.

  • Fallo en el compresor.

  • El equipo no enfría. Como hemos dicho es un fallo muy común.

  • Compresor defectuoso.

  • Baja tensión o tensión incorrecta.

  • Conexión inadecuada.

  • Protector térmico distinto al especificado.

  • Goteo de agua desde el panel frontal.

  • Sensor de termostato o el de temperatura defectuoso.

  • Problemas con el tamaño de los circuitos (amperios)

  • Gas instantáneo en la línea de líquido.

  • Diseño inadecuado de tubería. Esto puede deberse a una elevada altura vertical.

  • El equipo se enciende y se apaga con frecuencia.

  • Contaminación en el sistema. La humedad en el sistema puede deberse a diferentes casos.

  • Fallo del elemento de poder o pérdida de carga.

  • Baja presión de condensación. Para unidades de condensación enfriadas por aire, ocurre cuando el sistema de control de presión esta defectuoso o mal ajustado.

  • La unidad no enciende. Puede deberse a que no esté enchufada completamente, el disyuntor este desconectado o, como fallo mayor, el fusible esté quemado.

  • Sobrecarga de refrigerante o aceite.

  • Acumulación excesiva de aceite en el evaporador.


Se recomienda que la limpieza no sea realizada por una persona sin formación previa.

Siempre se debe contactar a un profesional calificado y entrenado ya que si cometemos un error estaremos poniendo en riesgo la integridad del artefacto, y hasta podemos poner en riesgo nuestra salud o la de la persona encargada.


No debemos olvidar que se está tratando con corriente eléctrica y como tal, debe ser respetada.


Si tienes en mente realizar un mantenimiento, te recomendamos que te comuniques con un profesional en el rubro para que te pueda asesorar. En caso de que estés buscando repararlo porque detectas alguna falla, puedes también realizar tu consulta con nosotros para especificar qué es lo que está sucediendo y que uno de nuestros expertos pueda solucionar el problema.


SICASA. Pasión por la innovación y sustentabilidad en instalaciones.







11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo